La vida lenta.

Densa, monótona, repetitiva hasta el hartazgo. Desinfección, prevención, alcohol, enfermedad, lucha, aislamiento, cuarentena, muerte.

Pesa lo vivido y agilmente nos transformamos en  números.

Plúmbeos los informes, estadísticas sanitarias y económicas, música de antaño, fotos acartonadas, rígidas prevenciones…

Se difuminan los colores, las aromas, olvidas las voces, desconoces el uso de la tuya, trastocas las palabras, estás varado en tu propio recinto.

la vida se baña en gel, te acuna el pasado, te sientes niño, desprotegido. Acatas sin necesidad, o con ella viajas a conocer a la Cátedra de Infectología

A quien obedeces? Al que se fue, al que te mira, al que augura sin conocimiento, al optimista con base sólida. Todo se vuelve restringido.

El miedo tiene sed de aire; pero todos los que pueden tapan la sonrisa, cambian el llamado, bajo el barbijo.

Queda el remanente de lenta vida, con basamento en un  acontecimiento que no se da, con presente que necesita tutoría.

Tenemos más, más de lo mismo hasta su propia coagulación.

Foto de Stella

 

Gallineta

 

 

” Nuestra verdad la solemos amoldar a nuestros intereses.”F. Joya  Moral y Deseo

 

Conocido como el gallineta, por su manera de andar, un paso, un empellón, un giro de cabeza y su manía de cantar tempranera.

Vendía el cinco de oro, entre las mesas de los cafés de la zona, hasta que un día se le dio.

Destino, horóscopo, casualidad, suerte. No fueron suyos los números ganadores, fue la dueña del puesto de pescado.

Se le presentó cobro mediante, como el relleno de la torta. Puso a su disposición, los anegadizos  pajonales, la caña, la tanza, la boya, el anzuelo, las babosillas.

Él se creía la Banca, dominando por su trabajo, el escarceo, el comienzo, el ritual del apareamiento. 

Ella era redondita, golosa, y supersticiosa. Pasó a ser la revelación de la cancha.

Adquirió lo rojo como lema, se llenó de pulseras contra la envidia, se subió a los imposibles stiletos, y pensaba mientras se bamboleaba y cimbraba, que la miraban, ya que era tema central.

Oro y plata, sin nacar de escamas, sin perfume a yodo a mar.

Ahora aplana la rambla, su sombrero panamá, y se rellenaron más sus partes vestida de turista.

Él no perdió ese giro de cabeza, ni su levantar de cola cada tanto, eso sí, mejoró el teclado del pico, la voz sale más clara, sin tanto insuflar.

Ay..ay..Lo que hace el azar!

 

 

Foto de Stella.

Las conciliaciones

Un libro grande casi inmanejable sobre una antigua mesa cascoteada.

Su lomo de cuero, sus tapas de un cartón satinado, moteado en marrón y gris, sus extremos abiertos en capas pidiendo auxilio, sus hojas cosidas, numeradas, y en cada una un largo formulario llenado, o por completar.

El formulario marcó el comienzo de una nueva vida en muchas personas. Para algunas una larga y difícil jornada.

Cuantas cuentas sin cobrar, algunas en la revancha mal asignadas.

Derrumbe de emociones, clarificando rencores. Malos cimientos, grietas y desconchadas paredes.

Vencidos; muchos lograron el resarcimiento.

Transar, no significa debilidad ni certeza, puede ser la conveniencia del momento, la lejania de la verdad, el costo del logro, o el consejo certero.

Puede un libro completo de formularios y una pequeña aclaración al final de cada conciliación, guardar tantas historias diferentes, y conservar por años su actualidad?

Lo logra porque trata lo incomprensible para muchos; lo lleva a la efectividad y negocia entre las partes. Como se dice habitualmente ” en algo se tiene que ceder.”

Muchas veces la realidad era tan dolorosa, que dejaba un círculo violeta en torno de los ojos, y lastimaduras profundas en la boca.

En callado silencio admitía la impotencia ante la negativa; la validez enseña su fiereza. Destroza el camino y lo vuelve a rehacer.

Se puede…Todo se logra, desde el comienzo del rompimiento, hasta la negación de lo actuado.

Con un sello entintado se expedía la copia para comenzar el juicio.

Hoy debe descansar el vetusto libro en algún sitio de un archivo…En el silencio de la sala cuenta las historias imposibles pero reales bajo la firma letrada..

Foto de Stella. Serie blanco y negro

 

Cascoteada..Palabra villera utilizada para definir a una dama que no tiene buena apariencia.

 

 

 

Amigos del Blog.

Hoy estoy acompañada por un hermoso libro de relatos cortos,  escrito por un estudioso del inigualable Jorge Luis Borges. El catedrático de Física y Química Fernando Joya

...Borges en su Laberito.

Y otros relatos de amor y muerte.

Es dueño del Blog  Moral y Deseo, y como el mismo dice ” sufro la extraña manía de acercarme con pasión a todos los temas del conocimiento.” Ha salidos de sus ensayos, y nos invita a seguirlo con sus cuentos

He comenzado, por leer Compases de Tango, donde el acero de los cuchillos tienen sonidos de tango, venganza , malevaje, oscuridad, y muerte.

Voy a continuar con el placer de estar en el Laberinto de Borges de F.Joya, y al mismo tiempo en la urdimbre que formamos todos lo blogueros.

Que el libro reciba una  merecida acogida.

Foto de Stella.

Doy vueltas a su páginas, y agradezco a uno de mis hijos que logró traerlo via Miami ….Montevideo.

El carrito de pantasote

 

Tiene olor fuerte, el agrietado pantasote, con color indefinido en la gama del negro, gris, verde esperanza.

Lo que hace desviar las miradas, en pequeños relámpagos de lucidez, es el chirriar de sus grandes ruedas, casi carentes de protectoras llantas.

Alto el manubrio, abierta la capota.

Se bambolea, con el vértigo de la frágil anciana. Sostiene, casi es parte de sus brazos, la oxidada manija y con  un reflejo alocado, cuelgan como si fuera una ganchera, pequeños y coloridos chirimbolos.

Carente de niño, llenó el hueco existente con bolsas plásticas de interior desconocido.

A modo de rebozo gritan los diarios la violencia diaria.

No ves al niño verdad…es invisible, como la abuela que vestida con andrajos, lo arrastra y canta..

 

Foto de Stella

 

La calle

 

Calle  levantada con ilusiones vanas de avenida, donde los árboles se hicieron dueños de las veredas, y estallan cada tanto, asomando sus raíces viajeras.

Comienzo de adoquines, de un tranvía ido, sobre rieles de fantasía, por donde corre  el agua de la lluvia, cantando con alegría.

Ahí abandonada a su suerte, una ventana muestra las curvaturas de molduras inexistentes, y en ese espacio donde habita la nada, crecen los yuyos, como pidiendo paso al tiempo ido.

El portón de hierro dueño de las paredes, sostiene un orificio, de un pestillo extraído.

Sobre el óxido toma el sol  la dueña del  glamour licuado, con su vestimenta a rayas y sus ojos compuestos.

Por esa calle despoblada camina el vecino Antonio, y a tres pasos reales y tardíos va su mujer desde hace cincuenta años.

– Antonio, no te apures que no puedo seguirte.

Le responde el bastón, que mastica su goma entre las juntas de los adoquines.

Un niño pequeño pica la pelota contra el muro de su casa, y la música del bam,bam, hace que bailen desgranándose los revoques.

Dando saltos, esquivando pozos,  dos autos llegan al cruce, asombrándose del encuentro.

Nada pasa, y todo sucede. Son muchos los ojos cansados, que miran desde de las ventanas, gastando el tiempo..

El cielo se encapotó, la humedad hace brillar las aldabas, los chapones, y los timbres de las puertas.

Se prenden las luces, se refugian los gatos.

Llovizna….La Anacahuita observa desde su copa redonda, y su follaje colgante, liviano,  como ….

Se ceban los mates, y se hace ronda.   Desde las cocinas sale el olor a trotas fritas…

Calle con color gris pardo, con olor a jubilación, a abuelo cuida nietos, a único dueño,                                    a viudez…

 

  • Anacahuita (Schinus molle): la indígena más popular en Uruguay. Falsa Pimienta.
  • Fotos de Stella.

 

 

 

 

 

 

 

La línea.

Cintas que abarcan el torso   
 y en trémulo cruce, se abrazan en trenza.
 
 
 Foto de Stella
 
Foto de Stella.
 

Dar…sin esperar nada..

La sonrisa en la angostura de la imagen, dice en andar pausado, del amor en la piedra tosca o en la orilla de la arena blanda .

Así como en el ayer,  fue  brasa, hoy en la ceniza llama, por la línea  que cruza  en la nuca, se enreda en la cintura, y  llega hermosa y pagana, hasta el vientre mismo, donde grita y clama.

Si el amor es pecado…

...ya está bien castigado, ¿ pero si no lo es ?..: ¿ En qué cosecha de purpúreas rosas florecerá después ? ” G.A.Becker

 

.

Caminaba presurosa.  Se acercaba la noche, el otoño barría la calzada. Lloviznaba. El olor a salitre la envolvía , el viento se adhería a su ropa, esculpía su figura, mostraba sin pudor su bello cuerpo, sus turgentes senos, y al llegar al rostro, entrecerraba sus enormes ojos.

Era hermosa en verdad, y lo sabía.

Llevaba en su mano un regalo envuelto en un papel azul y plata. Festejaron con ella sus amigas de Curso, sus veintidós años! Se sentía felíz. Estaba enamorada. Su primer amor era compartido. Él era casado. No importaba!!

Eran tan grandes sus ansias de quererlo, que de su mente su imágen no sacaba.

Sentía el ruido que hacían las hojas de palmera, cuando sin querer el viento  friccionaba. Esa melodìa por cuadras fue su compañía. Se habían ido las gaviotas.. Pensó que en algún lugar del mar se refugiaban.

Foto de Stella

Foto de Stella

Cuando Gorlero se estrecha, se dobla en el final , cambia de nombre, Vela Mayor o El Foque,- ahí estaba su casa.-
Antes atravesó esa calle que se desmaya sobre el mar, esa que en altas olas deja espuma blanca, que ruedan sin dueño por la Rambla..

Se detuvo un momento en la calzada, buscaba las llaves para entrar.

Él estaba ahí. No lo esperaba!!

Lo miró, sus ojos asombrados se abrieron, y la corona de pestañas hizo luz esa mirada. El frío azul de los ojos de él, los separaba.

La empujó suavemente contra la pared de la casa. Sus talones tocaron el zócalo de laja. Le tomó la mano, su boca buscó la de ella; la mordía, la besaba.

Una detonacíón.

La onda subió las escaleras, entró por la puerta y se detuvo en el aullar que hacían las ventanas. Se transformó en arrullo…en canción de Nana !

Los dos cayeron.

Un hilo púrpura salía de su boca y en laberinto cruel se desgranaba en lágrimas. El salitre se apiadó de ellos se transformó en anubarrado gris. Brillaron las tres llaves plateadas.

Su cuerpo en loco espasmo final, empapado en sal se hundió en un adiós, donde se guardan los besos dados y las lágrimas.

 

Publicado hace siete años para.

Ni una más!

Las mujeres de Negro.

Cada 21 minutos la Policía recibe una denuncia de violencia doméstica, el delito más denunciado después de los hurtos.

El niño pobretón.

Un niño y una mujer mayor pedían limosna en la plaza. Hacía mucho tiempo que lo hacían.

Cuando los vecinos hicieron la denuncia al INAU, el niño desapareció de la zona. Las conciencias se aquietaron.

Hay dejadez de medios en dos etapas de la vida; la niñez y la vejez. Las dos forman parte del círculo de la desprotección

Ahora hay un hombre mayor, casi imposibilitado estirando la mano, en un dame sin horario, la misma mujer duerme sola muchas horas en un banco, y un marginal  ocupa todo un asiento, con sus varias bolsas de eternas pertenencias.

Los graffitis de la pared, hablan de un renovado arte, burlándose con larga y roja lengua, de los paseantes entre árboles de plásticos, y las brillantes estrellas luminosas.

Todo se anticipa en la ciudad, las compras, la decoración de las vidrieras, los precios, los préstamos y la desolación.

Los umbrales se ocupan, es para muchos el único cobijo, vienen juntos, forman una oscura colonia y toman los resguardos de cuanto portal encuentran, cada saliente de balcón, cada rendija, son la fotografía negada a los turistas y regalada a los citadinos.

Todos entran ofrendando en la fiesta de los allegados y conocidos.

Los derechos humanos, esperan  el milagro del niño pobretón, donde hay tanta estremecedora invalidez, física, cultural, moral, económica, de pensamiento, de creencias, de forma.

Por eso cualquier mano se puede fisurar, resquebrajar, la de los otros, la mía, y caer ante la indiferencia…Hasta la de las estatuas…

 

Foto de Stella. Serie blanco y negro.

Foto de Stella. Serie blanco y negro.

Sitios olvidados…

Olvidar es una acción involuntaria que consiste en dejar de recordar, o de guardar en la memoria, información adquirida.

P1080194

Mi ciudad..

Quisiera decir algo de los sitios olvidados.

Son tantos y diversos..Casa de la cultura. Entrada lateral . Foto de Stella.

Camina, mira, recuerda, siente.  Los que observamos somos muchos, y mantenemos el asombro…

Foto de Stella.

De quién es la  puerta ganada por las hiedras, a donde conduce?..

Ésa escalera donde falta alguien que la limpie..y ahuyente sus yuyos.  A donde nos lleva?

Alguien mira por la ventana, donde el balcón perdió la mitad de su balaustrada?..

Foto de Stella

Las hamacas de los juegos infantiles, donde el vandalismo las inicialó, miran con asombro la inocencia de los niños.

Las puertas tapiadas, nos dicen sus desventuras.

ciudad-vieja-045

En la biblioteca,  entre las estatuas de los sabios, las palabras imposibles sellan la cultura..

Los árboles sangrando por los avisos colgados de sus troncos, o el fuego prendido en su base que son sus raíces..Las casa llora sin dueño.

p1000328

Los bronces y los mármoles donde se honra a los que se fueron, o a los que nos invitan a ver lo especial, lo diferente del arte, dañados, robados, mutilados…

Biblioteca Nacional.

Las ventanas, con su vidrios rotos, el óxido de sus hierros, en los portones..

Foto de Stella

Las estaciones de los trenes, nos dan un adiós de infinito olvido..

 

p1100145-copia-con-color

 

Las luces rotas porque sí, jugando con la piedra y escondiendo la mano.

Foto de Stella

Los lugares comunes, donde se transita, se camina, se charla, se vive, es asiento de aquellos que nada tienen, y todo lo han perdido..el amor a su sitio, a su lugar, a su ciudad.

Ciudad Vieja 006

Es hermosa mi ciudad, y lo seguirá siendo si si no perdemos, la noción del color, del cuidado, estamos entrando en el olvido de la conciencia, de lo que somos, de lo que dejamos.

Porque no se necesita ser rico para ser digno.

Foto de Stella. Mutilación

Fotos de Stella

El custodio

Foto de Stella

Foto de Stella

 

 

Cuatro esquinitas
tiene mi cama,
cuatro angelitos
guardan mi alma.

 

Donde se esconde el ángel de laguarda, en qué lugar secreto está?

 

Roció la casa, hizo la llama, escondió su cuerpo al resguardo de la humedad de un baño y espero con saña.

Se hicieron antorchas vivas cuatro pequeñas niñas durmiendo en sus lechos, y el amor trasnochado hecho madre, que él creía maldita, sufre en los largos letargos del quemado.

El humo lo bendijo, y en gris compasión murió ahogado.

La realidad, tejido de alambre de púas que nos hiere, cerco maldíto que no cambia con secas lágrimas.

Se puede ignorar huyendo?  Se puede gritar desde el silencio? Se puede enmudecer oyendo?

Se puede…si se ha visto el cielo de los ángeles malditos, donde desde sus bocas los custodios fingen bendiciones.

 

  • Es el segundo relato contra la violencia doméstica, sobre la realidad de mi país que escribo. Exento fué el primero. Creo en las utopías…y espero que las mujeres de negro sean escuchadas. ” Ni una menos “

Presumimos

Stellafotos 021

Foto de Stella.

 

Gritaba caramelos, si se puede decir así a ese llamado de atención. Caminaba despacio por la calle vacía, dando pasos indecisos, e inclinaba su torso por el peso del compensado y las bolsas de plástico conteniendo las prometidas sabrosuras.

Lo presumimos, criado a empujones, sin la caricia en la piel, sin el perdón ante la travesura, dejándose llevar por lo poco que sabía, hacia ese mundo de clasificados.

Llegó al hoy, con la misma grisura de los muros de piedra, durmiendo en los portales de un barrio de lujo, luciendo indiferente, abrigo sobre abrigo, dejando morir su gorro ante el calor del verano.

Surge  la indiferencia dándole vueltas al rebusque oloroso de un viejo, que vende dulzuras, desde su mugrosa imagen.

Hoy compré con impiedad deleites, sin tocar ninguno, con aprensión daba la dádiva y de lejos cuando ya me marchaba,  con severidad me dejó su voz pasiva….Se venden los caramelos…Se venden..

 

 

 

La puerta de atrás

 

Foto de Stella

La de oxidados marcos, de carcomidos contornos, de tablones despintados, subsanada a medias, la de las escaleras empinadas, la del pasillo oscuro.

La menos segura, la del aislamiento como defensa de lo inconveniente, la que cubre apenas las apariencias.

 

Foto de Stella

 

La del paso apurado, el paraguas, la compra de la semana, la limpiadora, los recibos, la de los niños bullangueros de la casa, la vecina de la cocina.

La de la tranca, la del candado o el pestillo, la ocupada siempre, la de la calle lateral, la que se cierra con un golpe, la del amante apurado, la vandalizada, la clausurada, la amiga olvidada de la principal.

La puerta de atrás.

P1110118 - copia

 

 

P1000729

 

Fotos de Stella.

 

 

Mirar ….

Punta del Este. Final del Invierno 085 - copia

El ojo que ves no es
ojo porque tú lo veas;
es ojo porque te ve.

Antonio Machado.

Crónicas a mi andar.

Avanzamos tanto  con las nuevas tecnologías , que ya no podemos prescindir de ellas.

 

Foto de Stella

Por momentos …quisiera ser …

P1060081

…ave…insecto…porque pequeños o grandes están en Internet, sin necesidad de estar conectadas a la red.

Foto de Stella.

Muchos árboles nos imitan, y miran sus ramas al suelo, pero tratan de asentarse en la tierra, y dejar la copa al aire, para que el tiempo maestro de todo, los peine y tengan reflejos dorados sus penachos.

P1070917

Sugiero…..

Fotos de Stella.

Mirar hacia arriba, donde terminan las grandes o pequeñas construcciones, donde se dan la comunión  los árboles y el cielo, donde habitan los pájaros,

P1100342 - copia

P1070346

Donde en el azul tuyo, las nubes forman figuras prodigiosas.

Foto de Stella. donde el sol se refleja en el mar,

Punta del Este. Final del Invierno 052 - copia

donde está la luna con su cola de seda, tachonada de estrellas, donde se remontan las cometas, y donde el viento barre tempestades.

 

P1080058

P1070947

Mirar para ver, ver para saber, saber para entender, entender para querer, querer para vivir, y vivir para seguir mirando.

P1110600

Fotos sacadas en diferentes estaciones y sitios de mi país Stella.

La Virginia

Foto de Stella

Foto de Stella

 

 

Los mugrosos zapatos hacen el ruido del vencimiento, contienen la tierra en su espesura, y la hechura de su poseedor ocasional. En el desparramo, calzaría algún número  más, pero el prepo hace que los pobres o desheredados por vocación tengan los pies elásticos.

Camina con zamba aunque sin música, un paso al frente o dos para el costado, con sólo mirar las baldosas se sabe, el ritmo.

Machaca el pan y el vino, mezcla en el vacío, y casi sin darse cuenta tiene burbujas en la boca, que no llegan a espuma.

Hoy sin edad, sin nombre, sin miedo al prejuicio, encontró una cama con baldaquín, con colchas importadas que dicen en la etiqueta   ” Made in China “.

La gran liberación, la revolución con causa cierta, fue poder usar los zapatos como almohada.

La ventana cerrada para los otros y abierta solamente para su delirio y su éxtasis, exhibe el rostro sonriente de la juventud, la mano extendida ofreciéndole la calidez de una blanca y caliente taza de té, que no lleva más que cinco minutos entregarla..

Para el caminante errático todo sabe a gloria, es su botín, cierra los ojos, lo envuelve el humo perfumado, paladea, clarifica sus pensamientos, cesa la espesura de la saliva.. Es de La Virginia, pero ahora es de él.

 

  • Prepo- Es un vulgarismo, uruguayo, argentino, y significa colocar algo a la fuerza, pero hacerlo ya. Derivado de Prepotencia.

De cientificos

Fotos de Stella.

Fotos de Stella.  Todos tienen WI_FI..Gratis.

Hoy subo un mail, recibido de uno de mis hijos.

Me agrada que conozcan algo de la manera de pensar de los uruguayos, de los infalibles montevideanos, de la gerontacia que nos gobierna, tanto que hasta por momento me siento una jovencita citadina, tanto que elegi un tango favorito de mi mama…

Che papusa,.. oí!

Los acordes melodiosos ..Que modula el bandoneón…

 

 

CIENTÍFICOS NORTEAMERICANOS EXCAVARON 50 METROS BAJO TIERRA Y DESCUBRIERON PEQUEÑOS HILOS DE COBRE. DESPUÉS DE ESTUDIAR ESOS TROZOS DE HILO POR MUCHO TIEMPO, LLEGARON A LA CONCLUSIÓN DE QUE LOS INDÍGENAS NORTEAMERICANOS TENÍAN UNA RED NACIONAL DE TELÉFONOS HACE YA 2.500 AÑOS.

POR SUPUESTO, A LOS RUSOS NO LE PARECIÓ NADA BIEN Y LE PIDIERON A SUS PROPIOS CIENTÍFICOS QUE EXCAVARAN MÁS HONDO. A 100 METROS BAJO TIERRA ENCONTRARON PEQUEÑOS HILOS DE CRISTAL QUE, SEGÚN ELLOS, FORMABAN PARTE DEL SISTEMA DE FIBRA ÓPTICA NACIONAL QUE TENÍAN LOS COSACOS HACE 3.500 AÑOS.

LOS URUGUAYOS ENCABEZADOS POR EL ACTUAL GOBIERNO, NO SE DEJARON IMPRESIONAR. REUNIDOS EN EL LATU DURANTE EL PRIMER DIA DE EJERCICIO PRESIDENCIAL, LE PIDIERON A SUS CIENTÍFICOS QUE EXCAVARAN 150 METROS BAJO TIERRA, PERO NO ENCONTRARON NADA, ENTONCES EXCAVARON A 200 METROS Y AUN NADA. SIGUIERON EXCAVANDO HASTA 250 METROS SIN ENCONTRAR NI UN  HILO, ENTONCES LLEGARON A LA MUY LÓGICA CONCLUSIÓN DE QUE,…………. 

LOS CHARRUAS TENÍAN Wi-Fi!!!

VIVA URUGUAY !!!

Foto de Stella.

Menos el mate, el asado y los domingos.

Todavia despues de 80 pirulos que murio Gardel., seguimos discutiendo donde nacio.

El acierto.

La costa

 

Usos y costumbres.

 

Hay una  Rambla que atrapa la vista. Con unos cerros como fondo, un aerocarril, un pequeño puerto y muchas  casas entre la vegetación.

Es un espléndido balneario, sin llegar a ser el más reconocido, o lujoso.

Hay un trecho frente al mar, casi diría que llega a cuadra y media donde se instalaron los pescadores. Ahí cerca del mediodía y a la noche huele a pescado frito. De pie, o sentados en las pocas mesas confeccionadas con troncos, se ven a muchas familias llevarse en cucuruchos de papel encerado, el pescado. En las  cazuelas familiares, nadan en jugos codimentados los famosos mejillones, berberechos, rabas, o los ricos medallones de merluza. Lo que quieras está por esos lares. Son negocios de temporada, tan zafrales como puede se la pesca artezanal que los provee.

Una temporada mala, hizo que dos de los locales quedaran vacíos. Verlos daban pena, con el viento batiendo sus postigones y acumulándose a la entrada los recibos y la mugre.

Al verano siguiente nadie preveía grandes cambios. Pero pasa que cuando nadie piensa que algo puede suceder…sucede…

Los pescadores vieron como acondicionaban el local más grande. Qué envidia cuando hicieron un gran horno a leña.! La mayoría pensó aquí ponen una panadería…Todos respiraron aliviados. La cosa empezó a cambiar cuando todo estuvo terminado . Tenían grandes heladeras, y el sumum fué un cartel en hierro que colocaron a la entrada que decía  PUGLIA.

La curiosidad, puede ser un gusanito taladro, entra, agujerea, y sale dejando túneles. PUGLIA, un apellido, una ciudad, un gusto, vaya uno a saber.

Era un Tano grande y gordo!  Éso era…Se instaló en el medio de todas esas pescaderías a vender pizza, muzzarela, figaza y fainá…y bebidas por supuesto. Le puso Puglia por ser el lugar en que nació.

Las conversaciones fueron…Éste va al muere…Quién va a querer pizza con éste  calor…Aquí no se va a sentar nadie…

El acierto llega, se instala y progresa.

La gente come pizza aunque los 38 ° grados, rompa el sol en los cristales, aunque la cerveza no llegue a estar lo suficientemente fría. Y los niños y los viejos  no tienen que andar pidiendo permiso a los dientes o atorándose con espinas.

Nadie cerró, nadie se fundió, pero pasó, lo que siempre sucede…cuando nadie espera todo  llega..

Se alquiló el otro local, el pequeño…Aquí sin grandes cosas, dió que pensar, a los pescadores, a los bares y hasta al Tano..

En mi país somos de copiar, no al extremo chino, pero nos gusta ver como agarra vuelo el otro, y si podemos compramos la misma cometa, y le ponemos la misma cola.

El Nombre del local lo dice todo. ” La muzza Light ”

Tú has visto una Pizza casi trasparente, pues aquí la venden. La muzarella con aceitunas, de tan diet  que es la doblas una parte sobre la otra y te dicen que comés una Margarita.

Pero todo tiene su que ver. Las mozas, porque son dos las que atienden, lo hacen con  pequeñas polleritas, tan cortitas como para jugar al tenis, y tienen unos ojos verdes, que compensan las falta de aceitunas. Nadie se fija si la porción es más pequeña que en la de Puglia porque la falta de espacio la compensa con música de esa suave como la que ponen en los consultorios odontológicos.

Muchos jóvenes se dan cita sentados sobre el cesped.

Las mujeres jóvenes se sienten absueltas de culpas, comen tan sano, que piensan que van a quedar igual a las mozas.

No hubo una guerra de pizzas, lo que hay es un cambio de conceptos.

Ahora que si quieres pecar, a fondo sin lástima y sin remordimientos, sentate en lo del Tano Puglia. No lo mires, estirá la muzzarela, hasta que se haga hilo, no pienses donde se va a quedar pegada.

El estómago es tuyo el bolsillo también…porque comer bien es la clave, porque comer cualquiera sabe.

 

La costa . Foto de Stella.

Foto de Stella.

Efecto Alfa.

Foto de Stella. Efecto Alfa

Foto de Stella.
Efecto Alfa

Subido a Flickr, el 21 de abril de 2013.

La vejez.

El dorado otoño, contempla desde la vastedad al invierno. Tan distante y tan próximo, como si se pudiera suspender en el aire, retener en un paisaje.

Un suspiro guardando el aliento, y lo verás arribar a tu lado, mirando los árboles del parque donde desnudas ramas, ya no sostienen a los nidos, cuando sus habitantes se fueron lejos..

La paralaje – cambio, diferencia. La paralaje es mayor cuanto más cerca se encuentra el motivo que se va a fotografiar, mientras que a partir de varios metros el efecto se hace insignificante.

Un eterno deambular.

Plaza de Los Treinta y Tres. Barrio " El Cordón" Foto de Stella.

Plaza de Los Treinta y Tres.
Barrio ” El Cordón”
Foto de Stella.

Siempre tuvo la bendita idea de que a ella nadie la miraba. Como se sabía libre con respecto a eso, se vistió con lo que entendía hermoso. Lo lindo no es para todo el mundo igual. Así que flores multicolores en la ropa, zapatos y carteras de texturas raras y tonos estridentes, y sumamente alhajada, hicieron de su figura un ícono de un gusto dudoso.

Reina del Campo de Marte, fué ese corso a contramano del que hablan muchos, a raíz de un desengaño sentimental.

La empezaron a llamar la cotorrita del Cordón, porque predominaba el verde entre tanto color.

Cordón de mojones idos..a un tiro de bala de cañón. Ése fué su sitio, su Ejido.

Lo agradable  que decían era su casa. Un aristrocrático recinto que llenó de flores, en  una eterna primavera. El indiscreto sol entraba por los vitrales de colores, y se descomponía en su  interior.

Nido de pájaro carpintero, con revestimientos de madera, y múltiples adornos.

Cuando empezó a envejecer, al no poder ver su piel con algún signo de cansancio, suplantó años, por pintura. Así surgieron sus grandes ojos, desde ventanas azules, donde en lugar de cortinas estaban sus pestañas renegridas  y como marco y pestillos de las mismas, un negro profundo, que se unía en la cejas.

Se veía  tan hermosa, con su cara de carnaval eterno, con sus labios carnosos de un rojo intenso.

Cuando su cuerpo viejo se hizo pequeño, la curva de su espalda dió tributo a la tierra.

Peregrina de la calle, un canto sin sentido, un deambular incesante por un sitio, y el golpetear  de un pájaro buscando nido.

Llegando al último adiós, se la vió de oscuro en cavernosa búsqueda, empezó  a dejar para otros  los colores, las flores, los sombreros de paja, los abalorios.

Y sus ojos abrieron las ventanas y sus labios se llenaron de suspiros.

Foto de Stella. Barrio " El Cordón "

Mirador. Barrio ” El Cordón ” Foto de Stella.

Nota. Fué un ser extraño que hace muchisimos años recorrió las calles del Cordón, por la Avda. 18 de Julio. Para éste pequeña historia me basé en relatos familiares. La foto que antecede no significa que la dueña del cuento haya vivido ahí. Simplente es para que conozcan algo de la antigua edificación del barrio ” El cordón ”

Pinceladas del Cordón

En el año 1750, por orden de la Corona Española el día 15 de abril desde los Portones de la Plaza Fuerte Montevideana, se disparo un tiro de cañón, que marcó la extensión de tierra que debía dejarse despoblada, sin obstáculos en caso de ataque o guerra, donde no se podía construir. Aquella franja de tierra que tenía la dimensión de la distancia a que llegaba la bala de un cañón (600 toesas) y desde allí se establecieron los mojones que delimitaron ˜El Cordón˜

La energía de nuestra especie.

Usos y Costumbres.

 

 

Foto de Stella.

Foto de Stella.

 

Esperaban un varón rubio, pálido, de pelo enrulado, y ojos claros;  casi un angelito, pero con sexo… La partera les había dicho. – Es un niño grande y fuerte, se le sienten los latidos.

Las hermanas y amigas le hicieron la prueba de la cuchara, y ella daba vueltas entre el índice y el pulgar sobre el ombligo del vientre inmenso.

– Andá eligiendo nombre de varón.

Lo habían buscado tanto, en caricias y posturas, y luego en un delirio de épocas pasadas, miraron en revistas ésos niños rollizos, de cara redonda y aviso de Malta.

– Tenés que comer por dos. – Tenés esa mancha en el cuello, y eso es por algún antojo. Aunque ella ya no sabía como ocultar tanto tamaño, y lo único que le interesaba era dormir.

Se va a llamar Constancio Cecilio sentenció el padrino apoyado por el padre. No conocían a nadie vivo con ése nombre y podía ser un buen ejemplo, para recordar al escritor, y sus libros de tapas duras, y bichos con medias y moñas de colores.

– Va a nacer con el signo de Picis, se va a deslizar como un pescado.

Nació en un febrero cálido, hasta el agotamiento, después de casi un día de contracciones, dilataciones, brazos cruzados sobre el vientre, jadeos hondos y espera.. Llegó con el color morado y el desgarro, y el profuso sangrado.

Ante el asombro del té de tilo, del agua caliente, de jarras y palanganas esmaltadas, de sábanas y toallas blancas, las tijeras se adhirieron a  las manos fuertes, y ante la palidez de la tía, y el sudor perlado, al grito de la madre, nació una niña de renegrido pelo, lacio, y ojos grandes como platos.

-Tiene tanto pelo, que pronto se le puede hacer trencitas!

-Parece una gran hormiguita morada, un poco oscurita y gordita.

– En cuanto se le estire la piel se aclara. Aunque en ése momento parecía que iba a explotar de rellena, y lloraba a lo marrano.

Ante el milagro, se conformaron todos con la sanita, desde de la cama con elástico que tanto hicieron chirriar, al sufrido cotín a rayas del colchón de lana aplastado tantas veces, hasta la noticia que encontró caminando al padre por el jardín, abanicándose con un rancho de paja.

No esperaban al heredero de una dinastía, ni de una herencia fabulosa, ni siquiera la continuidad de un apellido ilustre. Les llegó el chasco, le fracasaron todas las pruebas del vientre en punta, de las caderas anchas, de la cuchara al péndulo, el horóscopo y el pescado, y el del fantástico e infalible orden del orgasmo. Si lo tuvo primero la mujer era varón, si fué el hombre, niña. Nadie decía esa palabra, no porque no supieran de su  existencia en la vida y en el dicionario; muchos hicieron carrera con ella;  era digamos una confesión de oscuridad compartida, nadie discutía sobre temas complejos, eran dichos de comadrona.

En Uruguay nacen muchas Hormiguitas Viajeras con sed, llevando el pan bajo el brazo o sin él, pero todas van en busca de su casa.

 

 

Foto de Stella

Foto de Stella

 

 

•La Reina. -Eres un buen ejemplo de la energía de nuestra especie.•

•Constancio Cecilio Vigil, fue un escritor de literatura infantil y empresario uruguayo. Nació en Rocha, Uruguay, el 4 de septiembre de 1876 y murió en Buenos Aires el 24 de septiembre de 1954

•MALTA MONTEVIDEANA.

Los inicios de la producción de cerveza en Uruguay se remontan a 1866, cuando el hamburgués Conrado Niding inauguró la Cervecería Popular. Su espíritu pionero fue continuado por su compatriota Friedrich Mux, y por el austríaco Eduardo Richling, lo que derivó, a fines del siglo XIX, en el nacimiento de las fábricas Nacional y Montevideana, luego fusionadas en Cervecerías del Uruguay, una célebre firma de su tiempo. Entre sus productos destaca la Malta Montevideana, una bebida reconstituyente dirigida a los niños.

Autor: anónimo.