El yo pequeño

” No puedo más con la razón al hombro,

quiero inventar el mar de cada día ” J.Amado

 

Se alió con el viento y por los intersticios que dejaba la puerta, se apoderó de toda la estancia.

Fue suyo el recinto, sin pago alguno.

Compinche del desvío de la mente arcaica.

El yo pequeño del hombre anciano, fue compañero de interminables aventuras, de los  caminos sinuosos que por temor no se transitó, en su momento..

Hoy sin límites, son suyos todos los viajes, a todas las ciudades, los pueblos, los barrios, las casas, las veredas.

Sin restricción alguna lo presenta ante cualquier audiencia.

 

Hasta que la muerte los separe.

Foto de Stella

4 pensamientos en “El yo pequeño

  1. “Hasta que la muerte los separe”.
    No sabes cuanto significa para mi esa frase, querida Stella, para ti, también, claro.
    Cada vez que encuentro espacio para viajar hasta esta casa tuya de las letras que siempre dicen mucho más de lo que se lee, sucede que mi alma se transporta a un tiempo que, a veces, creo que ya no existe.
    Un abrazo muy fuerte

    • Existe…es otro tiempo sin tiempo, donde se pierde la loca de la casa,
      Me espera en alguna costa marinera, donde se pueda abrazar al viento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s