La mudanza

 

“Uno vuelve siempre
A los viejos sitios en que amó la vida “

Armando Tejada

 

Calor de cansino andar.

Persiste la indecisa llovizna, no se decide a ser tormenta.

Reluce con brillo el viejo barrio. Más rojos los geranios, mas amarillas las acacias, y tiemblan bendecidas las hortensias.

El sol empuja a las obesas nubes, y ante el llamado el viento prestamente limpia la casa que habitamos.

Cielo azul, y el esplendor, hacen que las gotas bailen suspendidas de la reja, en destellos azules, cada tanto.

Me despido de la casa; ya lo hice muchas veces sin hacerlo….

De cada rincón, de cada mueble, de cada espacio de luz o sombra, dejando   la añoranza, que no es olvido, ni avaricia de objetos, ni pérdida o ganancia de los mismos.

Sus paredes me hablan en silencio, las entiendo en su mutismo, ellas comprenden mis sonrisas sin labios.

 

Ya nos vamos tiempo, ya pasó la siembra, la cosecha, nos queda eso intangible que llevamos dentro…

No necesito nada, nada más que eso.

 

Hoy hace diez años que inicié el Blog que ha sido para mí…

Amigo de mis días, respaldo de mi silla, cabezal de mi cama, telar de las letras tuyas. acompañando las mías.

Gracias a todos por su tiempo.