Desasir

 

Cuando llega lo inevitable, no hay quien disperse la bruma, ni viento que la expele, ni aguardar al sol candente.

Te quedas donde estás, sin certidumbre alguna, a recobrar el excedente.

Solamente es tuyo. Las heridas abiertas, las cicatrices, los besos dados, las sublimes emociones y si la vida te da tiempo, las arrugas, los desvaríos, los cercanos horizontes, las remembranzas.

Entonces porque dejar de lado lo hermoso de la llovizna, los rojos amaneceres, los olvidados abrazos, las lunas de vientre distendido.

Encomienda al azogue del manchado espejo, todo lo dado, lo adquirido, lo regalado, lo comprado, lo gastado y sobretodo lo perdido.

Alguien lo levantará, siempre va a existir quien catará el sentimiento ajeno..

 

 

Desde el muro de piedra. .Serie Blanco y Negro.

Trabajo de Adobe sobre foto del álbum familiar.

 

 

 

2 pensamientos en “Desasir

  1. Pingback: Aunque la arena me hunda … Perlas de mis Blogs más seguidos | Esas pequeñas cosas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s