El surco de su espalda.

En el día Internacional de la poesía las palabras del escritor. poeta, y médico mexicano. Ruben García…e inspirándome en ellas, vocablos míos..
 El surco de su espalda.
Mis manos viven en el río de tu espalda,
y veo en tus párpados la sospecha de un sueño. Es perfecto el trapecio de tus pechos,
que van y vienen,
como las ondas del agua. Resbalan mis dedos dándole libélulas a tu nuca,
y mis labios, son un tigre que piensa en gacelas.Tus pestañas tiemblan por instantes,
y sólo murmuran crucigramas. Sentado me extasío en la belleza de tu espalda,
tu pelo -corrientes que silban-
se bifurcan en la curva de tus hombros.Tus hombros son dos mundos en el cielo y
cuando cruzas tus manos como pájaros en vuelo
me olvido de mis ausencias,
y entiendo que eres un renacimiento.Tejo mil aventuras cuando recorro el surco de tu espalda.
Lo lleno con agua,
navego, escalo y
le siembro flores con aromas lejanos. Oh señora han pasado mil años
y sueño que vivo en las colinas de su espalda. Déjeme ahí para ponerle sus ojos a la luna,
para ser un eterno caminante,
y sembrarle estrellas subterráneas.
Ruben García.
______________________________________
Estrellas subterránas. 
Fue entre el mes de marzo y abril, de aquel año.
Cuando los sueños de mis sueños lo enlazaban. Se lo indiqué mil veces, mientras muda la boca lo observaba..
Quién pudiera llevarlo a las palabras.
Fué en  el otoño aquel de nuestras vidas, cuando su mano sin querer tocó mi falda.
Cómo un rayó fugaz pasé a ser la que asía, y clama
Mi traje fué el comienzo de la eterna agonía de mi alma.
Cómo lo deseaba, oh cómo lo deseaba!
Y ahí en mi espalda sentí su aliento, ví la avidez en su mirada. Hizo dorado el hallazgo, y las hormillas de mi traje se abrieron, y florecieron en el crepúsculo aventurero de mis ansias.
Dió calor a mis pechos, a mi vientre, a mi espalda, su mano tan deseada..
Hizo nido mi boca y la suya recorrió el infinito en llamas .
Y amándonos  como dos extraños conocidos dejamos en el cielo, estrellas subterráneas.
No lo amaba pero…Cómo lo deseaba, oh cómo lo deseaba.!
Stella.

8 pensamientos en “El surco de su espalda.

  1. “Quién pudiera llevarlo a las palabras”, tú lo haces siempre Stella.
    “El surco de su espalda” y tu “Estrellas subterránas”, me han hecho devorar tus letras en busca de más … ” … “Cómo lo deseaba, oh cómo lo deseaba.!”
    Feliz miércoles, querida escritora.

    • Sabes que soy audaz, subí un verso de un maestro del relato y gran conocedor del alma femenina, y quise con mis palabras llevar al verso lo que puede sentir una mujer que desea pero no ama lo deseado.
      Si gustó me alegro muchísimo..
      Gacias mi generoso amigo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s