Ya voy

 

 

Pulsa el timbre, corre al contacto el cable, se estremece la campanilla y al segundo llamado, se despega de su prisión.

El Hola..Hola..viaja adherido a las paredes induídas del corredor, y se topa con ella en el dormitorio.

Lentamente se acomoda los tirantes del corpiño, se desperezan los alicaídos senos, coloca la camisa por debajo de la falda, estira los desiguales del saco de hilo, y se acerca al espejo del ropero.

Golpea la mano la puerta..Llama…

Hola..Hola..Hay alguien ahí..

Moja con saliva dos dedos y los pasa dibujando las cejas, con las palmas estira las mejillas hacia arriba, sube la frente abre los acuosos ojos.

El timbre sin atadura alguna, baila, hace cortes y quebradas, se recobra, e inunda las piezas enfrentadas.

Hola…Holaaa..Sara..Saraaa

Reconoce el llamado, casi un grito….Ya voy murmura bajito…Ya voy dice…para no olvidar el sonido de su voz

Llega a la cancel de vidrios esmerilados, los dos escalones de mármol distinguen los cotidianos pazos, quita la tranca a la pesada puerta de madera, las dos vueltas de llave, y el pomo de bronce, hace la luz.

El llamado se ha ido.

Lo sabe vivo al viejo impaciente, y lo ha dejado marchar sin derribar barreras, con la duda, de si ella aún existe.

Sonríe a la nada, con las comisuras estiradas, en burlona mueca.

Sale al pequeño y olvidado jardín.

Se inclina, se deja envolver, se entrega con lascivia a la persistente y pegajosa aroma de la madreselva, que se ha posicionado del alambrado retorcido y resistente, formando una única verde, y vieja pared lindera.

 

Foto de Stella

Foto de Stella. Detalle. Casa quinta del doctor Carlos Vaz Ferreira.

 

      Si para todo hay término y hay tasa
      Y última vez y nunca más y olvido
      ¿Quién nos dirá de quién, en esta casa,
    Sin saberlo, nos hemos despedido?

Jorge Luis Borges.

16 pensamientos en “Ya voy

  1. Muy bueno el detalle de la foto, sabes que las miro bastante!
    y por cierto disculpa que tarde tanto en llegar a tu hermosa casita, sabes que no te olvido querida amiga!

    • Me costó encontrar la foto. Me hubiera gustado una planta de madreselva, así que opté por el alambrado, retorcido y óxidado como la vida misma…
      Yo tampoco te olvido..

  2. Extrañé, mejor dicho estoy mal acostumbrada, y no sabía de tí…pero creo que fueron tus vacaciones…Gracias Enrique por todos tus relatos…
    Te sigo leyendo…

  3. Un cuento excelso, que bien has dicho rescata aspectos propios de la vida misma. Creemos que siempre estarán ahí las personas y nos portamos de manera displicente, sin prever los caminos retorcidos que iremos transitando más adelante, como enfatiza el poema de Jorge Luis Borges.
    Un fuerte abrazo hasta el Cono Sur, estimada Stella.

  4. Como bien dices, la displicencia en las relaciones humanas, pensando que siempre va a estar a nuestra disposición..el llamado.
    Mi abrazo fuerte hasta México.
    Gracias y hasta pronto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s