La Virginia

Foto de Stella

Foto de Stella

 

 

Los mugrosos zapatos hacen el ruido del vencimiento, contienen la tierra en su espesura, y la hechura de su poseedor ocasional. En el desparramo, calzaría algún número  más, pero el prepo hace que los pobres o desheredados por vocación tengan los pies elásticos.

Camina con zamba aunque sin música, un paso al frente o dos para el costado, con sólo mirar las baldosas se sabe, el ritmo.

Machaca el pan y el vino, mezcla en el vacío, y casi sin darse cuenta tiene burbujas en la boca, que no llegan a espuma.

Hoy sin edad, sin nombre, sin miedo al prejuicio, encontró una cama con baldaquín, con colchas importadas que dicen en la etiqueta   ” Made in China “.

La gran liberación, la revolución con causa cierta, fue poder usar los zapatos como almohada.

La ventana cerrada para los otros y abierta solamente para su delirio y su éxtasis, exhibe el rostro sonriente de la juventud, la mano extendida ofreciéndole la calidez de una blanca y caliente taza de té, que no lleva más que cinco minutos entregarla..

Para el caminante errático todo sabe a gloria, es su botín, cierra los ojos, lo envuelve el humo perfumado, paladea, clarifica sus pensamientos, cesa la espesura de la saliva.. Es de La Virginia, pero ahora es de él.

 

  • Prepo- Es un vulgarismo, uruguayo, argentino, y significa colocar algo a la fuerza, pero hacerlo ya. Derivado de Prepotencia.

16 pensamientos en “La Virginia

  1. La foto creo que fue la que dio el origen al texto. Pobreza extrema. Los pies elásticos, la imaginación de saborear un buen trozo de queso con vino, eso es lo que puede disfrutar un vagabundo. Quizá una libertad y hacer con su tiempo lo que de la gana. Excelente texto amiga. Besos y rosas.

    • Exacto. Saqué la foto, y como sabes estamos en invierno, y la ventana de la propaganda me dió la idea del cuento.
      Aunque sea subrrealista, el té que ofrece el reclame, fue el que le hizo menos espesa la saliva.
      Hechos de la ciudad.
      Las rosas rojas son espléndidas.
      Gracias Rub.

  2. Consigues que sienta, Stella. Esos relatos son pan de cielo.
    Me tomé una extraña pero feliz taza de te al amparo de tu texto y siendo consecuente con él.
    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s