De Pié

Desnuda a pesar de las vestiduras, taladrada de soledad, sin abrazadera alguna se hunde de pie;

la bruma le impide recordar cabalmente el dolor de los errores o la alegría de los aciertos;

divisa en la cinta plateada del horizonte, que él le sonríe, y se sabe cubierta, y segura al creer en la falacia de un posible punto de descubrimiento.

 

P1100936 - copiaFoto de Stella.