Su cuerpo de pan.

Sobre el exprimidor de vidrio, giraba la naranja. Una vuelta, dos, tres, hasta que quedó su pulpa blanca. La mano fué agotando las dos naranjas.

La jarra se llenó con la dulzura y el hielo flotó libre en su borde.

Todos los días hacía ese ritual .  En franca comunión junto a las tazas, el café,  el blanco pan, la roja mermelada, la leche, los vasos de cristal.

Ella presidía la mesa  del ajeno.

Suyo era el espacio, todo suyo, y después de terminar el desayuno, mientras el agua barría el azucar del café, limpiaba las cucharas de la roja mermelada,  juntaba el pan, lo dejaba en el alfeirzar de  la ventana, donde los últimos  pájaros  hacían  su festín.

Sacudía  el mantel de las migas que quedaban, ése que se mancha, al que hay que lavar y dejar al sol, hasta entrada la mañana..

Quedó el frío y despojado mármol, su pie de hierro trabajado, y las dos solitarias sillas, donde a la mesa se sentaron, tantas  ilusiones fracasadas..

Si todo fuera así de simple, sacudiría su trizado  corazón, dulces serían sus pensamientos, roja su boca de mermelada, y  blanca como la leche, como el mantel, sería su alma…

Si todo fuera así de simple, ella estaría flotando en un mar de naranja, y el ajeno le estaría picoteando  su  blando cuerpo de pan, como en un ceremonial  todas las mañanas.

19 pensamientos en “Su cuerpo de pan.

  1. Bello relato fotográfico en dónde se ve todo, la naranja, la mermelada….el pan……el mantel…los pájaros picoteando las migajas..se ve todo y todo envuelto en una Gran Belleza.
    Un Fuerte Abrazo 🙂 .

  2. Percibo un cuento profundamente triste. El acto cotidiano en una mesa fría. Si la vida fueso sólo un desaryuno, la vida sería tan fácil de vivirla, pareces decirnos. Ella sin nombre, se aplica a su rutina de siempre. Tu prosa clara y bella con su tono nostálgico… gracias por compartirlo… un beso y un abrazo Rub.

  3. Mientras te leía pensaba que maravillosas e increíbles son tus palabras, has plasmado una historia y nos has presentado una imagen, que al leerla se siente propia. Cuantas veces nos dedicamos con tanto esmero, creando tantas ilusiones, pensando que muchas veces ese esmero cultivado con amor producirá un efecto duradero…, pero como bien culminas, la vida no es tan sencilla… y sucede que a veces nos quedamos con los pedazos rotos de lo que quisimos armar…, y nos complicamos con el dolor.
    Un abrazo.

  4. Creo que has comprendido cabalmento lo que quise expresar. Nos quedamos con los pedazos rotos de lo que quisimos armar…me quedo con tu frase porque lo dice todo..
    Un abrazo querida Florí.
    Hasta pronto.

  5. El descubrimiento ha sido mío, al ver que personas jóvenes como tú se acercan, leen, comentan lo que escribo.
    Adoro la maravillosa primavera que veo en los otros.
    Gracias , y un abrazo.
    Hasta pronto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s